Casas Rurales en España, desde el País Vasco hasta Andalucía


¿Playa, montaña o campo? El turismo rural ha pasado de ser una alternativa mínima a ser una opción muy tenida en cuenta frente a la oferta de playa o montaña.

Los turistas empiezan a buscar más la vida rural y tranquila que las aglomeraciones playeras.La desaceleración del turismo clásico ha conseguido experimentar un auge, el de las casas rurales, que puede marcar un cambio de tendencia.

 “Las tendencias en la comparativa interanual 2018 vs 2017, se observa cómo el interés relativo a los productos sol y playa y ocio nocturno ceden protagonismo de manera clara ( -10% y 7% respectivamente ), con respecto a productos turísticos alternativos como bienestar ( +14% ), natural ( +9% ) y activo ( +6% )”

MABRIAN TECHNOLOGIES

Con el auge de este tipo de turismo, salen a la luz fallos que el sector debería mejorar para aumentar su ocupación:

  • La accesibilidad para minusválidos
  • El entretenimiento infantil
  • Posibilidad de alquilar habitaciones por separado en temporada baja

Al ser alojamientos normalmente antiguos, muchos de ellos necesitan reformas para adaptarse a las necesidades de todos los públicos. La accesibilidad no es una cuestión de moda, sino una herramienta para poder democratizar el turismo y no limitarlo.

El turismo rural se considera una actividad para realizar en grupos grandes: la mayoría de habitaciones acogen a un número elevado de personas, con capacidades de hasta 16 personas. Pero, ¿qué pasa con las escapadas de fin de semana en pareja o en familia? Solo el 19% de las habitaciones en casas rurales están destinadas a acoger a dos, cuatro o seis personas, puesto que se ha creído hasta ahora que el turismo rural no convence a los grupos reducidos. Craso error: según Hosteltur la demanda en turismo rural entre parejas asciende a un 51,7%, mostrando que existe un interés no recíproco en alquilar alojamientos en medio de la naturaleza”.

Aunque el turismo rural vea aumentado su éxito, faltan aún muchas medidas para poder proporcionar aquello que todos necesitan para pasar unas vacaciones inolvidables rodeadas de parajes y atracciones naturales. El turista extranjero viene menos a nuestro país según las últimas estadísticas recogidas por el INE, pero no sucede eso en el caso del turismo rural, que año tras año va ganando adeptos, sean residentes o extranjeros.

Algunos de los comentarios de profesionales especializados como Ferrán Puig, presidente de la CONCATUR (Confederación Catalana de Agroturismo y Turismo Rural), son los siguientes:

“El turismo rural ya forma parte del imaginario colectivo como un turismo de proximidad, sostenible y de calidad”

“Hay que evitar potenciar un turismo de bajo coste y de bajo valor añadido y un turismo de lujo y exclusividad al alcance de unos pocos”

 “Así pues, cada vez más las casas rurales deben organizarse, trabajar muy bien el marketing y diversificar cada vez más la oferta, sin perder la esencia de la sostenibilidad y la proximidad con el territorio. Aquellas casas rurales que detrás tienen una estructura empresarial o asociativa madura obtienen un mayor éxito. En resumen, potenciar “un sector turístico estructurado y bien organizado, que trabaja día a día con la idea que la calidad y la sostenibilidad, deben ser las principales estrategias para mejorar el mundo rural”.

Aunque el turismo rural en España es muy joven, está plenamente asentado y, gracias a la experiencia turística que tenemos en otras áreas, muy consolidado. No obstante, las posibilidades de crecimiento todavía son enormes. Gracias a este fenómeno, muchas pequeñas poblaciones están recuperando sus tradiciones, a la vez que se está facilitando un cambio de enfoque en sus economías favoreciendo la diversificación y creación de nuevos horizontes comerciales. Y no nos olvidemos de la oportunidad que se ha ofrecido a la gastronomía potenciando platos tradicionales.

Es necesario trabajar constantemente el marketing para desestacionalizar la ocupación, es decir, que las casas rurales estén llenas todo el año y no solamente para Navidades, Semana Santa y verano.